Entrevista a Viviane Danion

Las Burbujas de Gaia 

16-02-2014

|"Estuvimos en Gualchos visitando una finca con cultivos ecológicos de aloe vera y algarrobos llamada “El Vergel de Gaia”. Alejandro (el propietario) cuenta con la ayuda de Robert y Viviane para mantener toda la finca. Viviane elabora con estos productos jabones naturales de forma artesanal, que en mi opinión, destacan por ser muy espumosos y grasos y dejar la piel muy, muy suave. Allí, entre algarrobos, almendros y aloes, estuvimos tomando una taza de té acompañada de un bizcocho de almendras con melaza de algarroba que, Viviane preparó, mientras mis niños exploraban el terreno. Robert y Viviane llevan en “El Vergel de Gaia” desde el verano de 2011. Robert es alemán y Viviane francesa. Siguiendo mi curiosidad por saber qué les llevó a trabajar con la algarroba, decido hacerles una entrevista y así, con ellos, abrir una nueva sección en Caroubé."

Viviane en El Vergel de Gaia

Caroubé: ¿Cómo conociste la algarroba?

Viviane: De niña siempre comía una "nocilla" llamada Karouba (Jean Hervé), sin saber – y sin preguntarme – a qué se refería este nombre y gusto tan especial. Fue durante mi primera estancia en la costa granadina (verano 2009) cuando descubrí lo que eran realmente las algarrobas y empecé a imaginar cuántas cosas se podrían hacer con ellas...
 
Caroubé: ¿Qué te atrajo de la algarroba?

Viviane: Primero su sabor fuerte que necesita que lo domestiquemos, encontrando las combinaciones y proporciones adecuadas.
 
Luego me interesé por el papel del algarrobo y de su fruto en la historia – tanto social como medio-ambiental – del espacio mediterráneo, donde, en mi opinión, no se le ha dado el valor merecido. Es difícil encontrar escritos que hablan de manera positiva de este fruto. Parece que la algarroba siempre ha sido vista como la última alternativa alimenticia de las poblaciones mediterráneas (o por lo menos en su parte occidental), en “épocas calamitosas”[1]. Creo que ya es tiempo de rescatar y promover este árbol que nos ofrece sombra a lo largo del año, y su fruto dulce, que al traspasar las fronteras políticas, merece ser reconocido como uno de los símbolos de transculturalidad del espacio mediterráneo.
 
Caroubé: ¿Cuánto tiempo llevas trabajando con este fruto?

Viviane: Estamos con nuestra tercera cosecha de algarrobas en una finca situada en la costa granadina. Desde entonces, cada año voy probando distintos métodos de transformación, desde la harina hasta la melaza, y combinaciones, no sólo para la alimentación, sino también para la elaboración de otros productos como los jabones.
 
Caroubé: ¿Qué ventajas le ves para tu producto?

Viviane: Voy elaborando jabones con materias primas locales y naturales, y la algarroba entró naturalmente desde el principio entre mis ingredientes. Utilizarla en los jabones es también para mí una manera de difundir sus usos alimenticios, desviándola en un producto cosmético. Además, la algarroba da un toque muy goloso y natural, con tonos entre el caramelo y el cacao.
 
Caroubé: ¿Cómo recibe la gente tu producto?

Viviane: Muchos se quedan sorprendidos al encontrarse con algarroba en un jabón, otros preguntan si se puede comer. Yo, por mi cuenta, espero que esta línea de jabones con algarroba participe en la revalorización de esta leguminosa.
 
Caroubé: ¿Qué le dirías a la gente para que lo probara?

Viviane: Quiero ofrecer al consumidor un producto cuya composición es transparente y natural. Nada de aditivos, conservantes o colorantes artificiales, perfumes sintéticos y otros productos minerales derivados del petróleo: así su piel se sentirá mejor. Quiero que el consumidor disfrute de mis jabones con todos sus sentidos: los colores de la algarroba para agradar la vista, las esencias de los frutales y plantas silvestres del mediterráneo para el olfato, la suavidad de un jabón sobre-engrasado que deja la piel hidratada al tacto, y para terminar, como no se pueden comer, les invito a tomar una leche de almendra con algarroba u otro dulce de algarroba antes o después de una ducha relajante.
 
Caroubé: Hablando de la Algarroba en la cocina, ¿alguna receta favorita?

Viviane: ¡Varias! Yo vengo de Bretaña, una región al noroeste de Francia donde tradicionalmente se hacen crepes con harina de trigo o de trigo sarraceno. En la masa de los crepes dulces podemos añadir algo de harina de algarroba y bajar la cantidad de azúcar.

crepes de algarroba con mermelada de higo

Ingredientes: 100g de harina, 50g de harina de algarroba, 1 huevo, 25g de azúcar, 25-30 cl de leche. 
 
Poner el azúcar en un recipiente, luego la harina, el polvo de algarroba y el huevo. Mezclar poco a poco desde el centro hasta el borde, añadiendo progresivamente la leche, hasta conseguir la consistencia de la masa de los crepes.  
 
Se pueden rellenar los crepes con cualquier ingrediente, como por ejemplo aquí, una mermelada de higos.
 
"Después de la merienda, dimos un paseo para recoger algarrobas del suelo y sacar algunas fotos. Tras alguna pequeña discusión entre la gata de Viviane y nuestro perro, volvimos a casa con la agradable sensación de haber pasado un rato con amigos, aunque fuese la primera vez que nos habíamos visto”.

Productos de Las Burbujas de Gaia


[1]“La algarroba se come, dice Abu Al-Hassan, en épocas calamitosas”.  Andrés GARCÍA BEANA, La alimentación en el Al-Andalus: cereales y aceite. Ed. Sarriá, 2008.

 

Visita la Tienda de Caroubé

Crema de Algarroba y Avellanas, 375gr

5.5€
Le informamos que los pedidos realizados entre el 6 y el 31 de agosto se gestionarán a partir del día 1 de septiembre.

Disculpen las molestias.